ADIESTRAR EN POSITIVO, adiestramiento de perros en positivo, artículo informativo de Gaspalleira, criadores de Mastín del Pirineo y Jack Russell Terrier - Gaspalleira

Gaspalleira Mastín del Pirineo y Jack Russell Terrier
Gaspalleira
Mastín del Pirineo y Jack Russell Terrier
Gaspalleira mastin del pirineo y jack russell terrier en ingles
Gaspalleira mastin del pirineo y jack russell terrier en español
Gaspalleira mastin del pirineo y jack russell terrier en facebook
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Info
ADIESTRAR EN POSITIVO
Articulo cedido por i-perros
adiestrar-en-positivo
¿De verdad hace falta el castigo para adiestrar a un perro?
  Los adiestradores tradicionales hasta hoy en día siguen utilizando el castigo como herramienta para adiestrar a un perro. Suelen utilizar todo un abanico de acciones como tirones de la correa, gritos, zarandeos, empujones, etc. porque piensan que es la mejor manera de conseguir que el perro les escuche. Piensan que es la única forma de obtener el respeto del perro y conseguir el comportamiento deseado.
   La definición del castigo es una acción o suceso desagradable del adiestrador que acompaña un comportamiento que realiza el perro, y que hace que dicho comportamiento desaparezca o disminuya en frecuencia. Así se disminuye la probabilidad de que el comportamiento que se ha corregido (castigado) se repita en el futuro.

¿Pero de verdad es necesario? ¿Hace falta un castigo para conseguir que nuestro perro nos escuche y haga lo que le pedimos?
   Hoy en día todo un abanico de adiestradores desafía esta vieja idea y la rechazan. Eso de que "la letra con sangre entra" ya no se aplica ni a nuestros hijos, ni a nuestros perros. En efecto debemos recordar que los perros por regla general, igual que los niños quieren que estemos contentos con ellos. Quieren hacerlo bien y agradar. Somos lo más importante para ellos y la única razón de por que hacen las cosas a manera es porque no han entendido todavía que es exactamente lo que queremos de ellos.
   Es verdad que a veces el castigo puede ayudar a controlar un comportamiento, pero realmente no enseña nada al perro, solo le hace reprimir, por miedo, un cierto comportamiento y lo que es peor, tu perro no estará dispuesto a aprender cosas nuevas.

¿Quién aprenderá mejor? ¿Un perro que este esperando las sesiones de entrenamiento con ansia ya que es divertido complacerte o un perro que sabe que en cuanto se equivoque lo van a castigar?
   Si el perro se divierte y quiere complacernos aprenderá mucho mas rápido que si esta temeroso de hacer algo mal y ser castigado. Y hay una cosa que siempre hay que tener presente, que cuando castigamos a nuestro perro le "perdemos" un poco, porque pierde la confianza en nosotros. En la mayoría de los casos el castigo solo sirve para aliviar el estrés y la frustración del dueño. Desde luego, sabiendo que los perros responden mejor al premio que al castigo, hace que el castigo no sea nada ético.
   Karen Pryor lo explica bien en su libro "¡No lo mates...enséñale!" cuando analiza los pros y los contras del adiestramiento tradicional. El castigo parece muchas veces la única forma de hacer entender a nuestro perro que ha hecho algo mal, pero realmente solo estamos enseñándole a temernos. Si llevamos a la exageración el pensamiento del adiestramiento tradicional, el máximo castigo sería deshacerte de él. Hay formas muchas mejores de moldear el comportamiento o corregir un mal hábito de un perro.
   Karen Pryor enseña en su libro otra forma de de educación que consigue cambiar comportamientos no deseados sin tener que castigar al perro.
   Nos explica que todos los animales: delfines, leones, elefantes, etc., aprenden según los mismos principios: a través de recompensas que fomentan un comportamiento deseado y eso no incluye el castigo (a nadie se le ocurriría castigar a un león por no querer sentarse, entonces ¿por qué lo hacemos con nuestro perro?). Nuestros perros también aprenden en positivo y es por eso que tenemos que excluir el castigo de las herramientas del adiestramiento.
    Sabiendo que existen métodos positivos, fáciles de aplicar, que dan mejores y más rápidos resultados que el método tradicional, la elección es obvia.
   El adiestramiento positivo además fortalece la relación entre tú y tu perro creando un lazo de confianza. Y las sesiones de adiestramiento se vuelven mucho más agradables. Es muy importante recordar que la educación y el adiestramiento tienen que ser una cosa divertida tanto para ti como para tu perro.

¿En qué consiste el adiestramiento en positivo?
   El adiestrar en positivo es el adiestramiento a través de premios que fomentan un comportamiento deseado. Si quieres utilizar el adiestramiento en positivo, lo primero que debes saber es que corregir un comportamiento no deseado siempre cuesta más (aunque no es imposible) que enseñar un comportamiento nuevo. Así que debes evitar que tu perro cometa errores, y asegurarte que aprenda correctamente el comportamiento que buscas. Eso quiere decir que cuando enseñas un tipo de comportamiento, por ejemplo la llamada, por un lado no debes parar hasta que tu perro lo haya aprendido correctamente.
   Eso no significa practicar las 24 horas al día, porque eso producirá un efecto contrario, sino, practicar, en varias sesiones al día, durante 5 o 10 minutos tantos días como sea necesario para estar seguro de que tu perro lo haya entendido. Y por otro lado debes evitar, durante esta fase de enseñanza, que tu perro por alguna razón no acuda a la llamada, ya porque esta distraído por otras cosas en su entorno, o porque tiene demasiado espacio y no entiende a donde tiene que ir. Si le pones en situaciones donde lo puedes hacer mal antes de que haya aprendido el ejercicio correctamente a lo mejor no consigues el comportamiento deseado.

¿Cuales son los beneficios del adiestramiento en positivo?
  • Es mejor trabajar en positivo porque no haces daño a tu perro y mejoras la relación con él. Es mucho más efectivo y fácil y además el proceso de aprendizaje es más divertido para ambos.
  • El perro aprende sencillamente más (como todo el mundo) cuando esta seguro de si mismo, relajado y con ganas de complacer.

Los fundamentos del reforzamiento en positivo
  • El premio tiene que ser lo suficientemente interesante para tu perro. Tienes que premiar con algo que tu perro realmente quiere, como por ejemplo comida, juegos, caricias, hablarle con un tono de voz agradable. Es importante intercambiar los diferentes tipos de premios y terminar la sesión siempre con el premio más valorado por tu perro.
  • Hay que premiar justo en el instante que se produce el suceso. Si no lo premias en el mismo instante tu perro no sabrá por qué le estas premiando. Asociará el premio con el último comportamiento realizado, que puede ser un comportamiento no deseado.
  • Las sesiones deben de ser cortas. Sobre todo cuando esta aprendiendo un comportamiento nuevo no hay que insistir demasiado tiempo seguido. Tu perro perderá la concentración y empezará cometer errores. Empieza con sesiones de 5 a 10 minutos. Pero con hacer varias repeticiones por día si puedes aumentar la eficacia.
  • La frecuencia del premio es sumamente importante. Cuando empiezas con un ejercicio siempre tienes que premiar a tu perro. Una vez que lo ha captado y hace el ejercicio perfecto, puedes empezar a disminuir la frecuencia del premio. Eso si, nunca debes quitar el premio totalmente. Incluso en esos ejercicios que hace muy bien conviene premiarle de vez en cuando.
  • El dueño tiene que estar implicado.

   La gran ventaja de este método es que no solo aprende tu perro mejor, sino que también crearás un vínculo mucho más estrecho entre tu perro y tú. Aprenderá que lo mejor que le ha pasado en este mundo eres tu y tendrá ganas de complacerte y satisfacer tus deseos.

Adiestramiento con el clicker
   Un método moderno del adiestramiento en positivo es por ejemplo el adiestramiento con el clicker. El clicker te ayuda a comunicar qué es lo que quieres de él justo en el instante que lo esta haciendo, consiguiendo que solamente os concentráis en aquellos comportamientos que quieres reforzar positivamente. Es un método muy sencillo y elemental, pero extremadamente eficaz, tanto que incrementa la rápidez de aprendizaje.

En resumen
   El adiestramiento tradicional, basado en el castigo crea un círculo negativo que deteriora la relación entre el perro y su dueño y reduce las ganas de aprender por parte del perro. El adiestramiento positivo sin embargo fortalece la relación entre tú y tu perro creando un lazo de confianza. El perro esta más dispuesto a aprender y a complacerte. El adiestramiento se vuelve más rápido y más agradable. Educar a tu perro en positivo es sencillo y eficaz, ya lo verás. Empieza cuanto antes, tu perro te lo agradecerá, disfrutarás muchísimo más y conseguirás mejores resultados.

Literatura consultada: Revista Especies, artículos de Paz Benigno
Comparte esta página
¿Te gusta esta página? Haz clic en "Me gusta"
Afijo RSCE nº: 15.800 - Reconocido por la FCI nº: 817/08
Diseño Ana Jacob - Fecha publicación enero de 2009 - © Copyright 2017 gaspalleira

Regreso al contenido | Regreso al menu principal